Velad, estad firmes en la fe portaos varonilmente, y esforzaos. 1 Corintios 16.13
Leitura diária na versão Rayana Valera - Espanhol


Isaias 48
Isaias 49
1 Timoteo 4

Isaias 48


1
OID esto, casa de Jacob, que os llamáis del nombre de Israel, los que salieron de las aguas de Judá, los que juran en el nombre de Jehová, y hacen memoria del Dios de Israel, mas no en verdad ni en justicia:
2
Porque de la santa ciudad se nombran, y en el Dios de Israel confían: su nombre, Jehová de los ejércitos.
3
Lo que pasó, ya antes lo dije y de mi boca salió publiquélo, hícelo presto, y vino á ser.
4
Porque conozco que eres duro, y nervio de hierro tu cerviz, y tu frente de metal,
5
Díjetelo ya días há antes que viniese te lo enseñé, porque no dijeses: Mi ídolo lo hizo, mis estatuas de escultura y de fundición mandaron estas cosas.
6
Oístelo, vístelo todo ¿y no lo anunciaréis vosotros? Ahora pues te he hecho oir nuevas y ocultas cosas que tú no sabías.
7
Ahora han sido criadas, no en días pasados ni antes de este día las habías oído, porque no digas: He aquí que yo lo sabía.
8
Sí, nunca lo habías oído, ni nunca lo habías conocido ciertamente no se abrió antes tu oreja porque sabía que desleal habías de desobedecer, por tanto te llamé rebelde desde el vientre.
9
Por amor de mi nombre dilataré mi furor, y para alabanza mía te daré largas, para no talarte.
10
He aquí te he purificado, y no como á plata hete escogido en horno de aflicción.
11
Por mí, por amor de mí lo haré, para que no sea amancillado mi nombre, y mi honra no la daré á otro.
12
Oyeme, Jacob, y tú, Israel, llamado de mí: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero.
13
Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielo con el palmo en llamándolos yo, parecieron juntamente.
14
Juntaos todos vosotros, y oid. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? Jehová lo amó, el cual ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo en los Caldeos.
15
Yo, yo hablé, y le llamé, y le traje por tanto será prosperado su camino.
16
Allegaos á mí, oid esto desde el principio no hablé en escondido desde que la cosa se hizo, estuve allí: y ahora el Señor Jehová me envió, y su espíritu.
17
Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que andas.
18
¡Ojalá miraras tú á mis mandamientos! fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas de la mar.
19
Fuera como la arena tu simiente, y los renuevos de tus entrañas como las pedrezuelas de ella nunca su nombre fuera cortado, ni raído de mi presencia.
20
Salid de Babilonia, huid de entre los Caldeos dad nuevas de esto con voz de alegría, publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la tierra: decid: Redimió Jehová á Jacob su siervo.
21
Y no tuvieron sed cuando los llevó por los desiertos hízoles correr agua de la piedra: cortó la peña, y corrieron aguas.
22
No hay paz para los malos, dijo Jehová.

topo

Isaias 49


1
OIDME, islas, y escuchad, pueblos lejanos: Jehová me llamó desde el vientre desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.
2
Y puso mi boca como espada aguda, cubrióme con la sombra de su mano y púsome por saeta limpia, guardóme en su aljaba.
3
Y díjome: Mi siervo eres, oh Israel, que en ti me gloriaré.
4
Yo empero dije: Por demás he trabajado, en vano y sin provecho he consumido mi fortaleza mas mi juicio está delante de Jehová, y mi recompensa con mi Dios.
5
Ahora pues, dice Jehová, el que me formó desde el vientre por su siervo, para que convierta á él á Jacob. Bien que Israel no se juntará, con todo, estimado seré en los ojos de Jehová, y el Dios mío será mi fortaleza.
6
Y dijo: Poco es que tú me seas siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures los asolamientos de Israel: también te dí por luz de las gentes, para que seas mi salud hasta lo postrero de la tierra.
7
Así ha dicho Jehová, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las gentes, al siervo de los tiranos. Verán reyes, y levantaránse príncipes, y adorarán por Jehová porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió.
8
Así dijo Jehová: En hora de contentamiento te oí, y en el día de salud te ayudé: y guardarte he, y te daré por alianza del pueblo, para que levantes la tierra, para que heredes asoladas heredades
9
Para que digas á los presos: Salid y á los que están en tinieblas: Manifestaos. En los caminos serán apacentados, y en todas las cumbres serán sus pastos.
10
No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá á manaderos de aguas.
11
Y tornaré camino todos mis montes, y mis calzadas serán levantadas.
12
He aquí estos vendrán de lejos y he aquí estotros del norte y del occidente, y estotros de la tierra de los Sineos.
13
Cantad alabanzas, oh cielos, y alégrate, tierra y prorrumpid en alabanzas, oh montes: porque Jehová ha consolado su pueblo, y de sus pobres tendrá misericordia.
14
Mas Sión dijo: Dejóme Jehová, y el Señor se olvidó de mí.
15
¿Olvidaráse la mujer de lo que parió, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque se olviden ellas, yo no me olvidaré de ti.
16
He aquí que en las palmas te tengo esculpida: delante de mí están siempre tus muros.
17
Tus edificadores vendrán aprisa tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti.
18
Alza tus ojos alrededor, y mira: todos estos se han reunido, han venido á ti. Vivo yo, dice Jehová, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida y de ellos serás ceñida como novia.
19
Porque tus asolamientos, y tus ruinas, y tu tierra desierta, ahora será angosta por la multitud de los moradores y tus destruidores serán apartados lejos.
20
Aun los hijos de tu orfandad dirán á tus oídos: Angosto es para mí este lugar apártate por amor de mí, para que yo more.
21
Y dirás en tu corazón: ¿Quién me engendró estos? porque yo deshijada estaba y sola, peregrina y desterrada: ¿quién pues crió éstos? He aquí yo estaba dejada sola: éstos ¿dónde estaban?
22
Así dijo el Señor Jehová: He aquí, yo alzaré mi mano á las gentes, y á los pueblos levantaré mi bandera y traerán en brazos tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros.
23
Y reyes serán tus ayos, y sus reinas tus amas de leche el rostro inclinado á tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies: y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que me esperan.
24
¿Será quitada la presa al valiente? ó ¿libertaráse la cautividad legítima?
25
Así empero dice Jehová: Cierto, la cautividad será quitada al valiente, y la presa del robusto será librada y tu pleito yo lo pleitearé, y yo salvaré á tus hijos.
26
Y á los que te despojaron haré comer sus carnes, y con su sangre serán embriagados como mosto y conocerá toda carne que yo Jehová soy Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.

topo

1 Timoteo 4


1
EMPERO el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos alguno apostatarán de la fe escuchando á espíritus de error y á doctrinas de demonios
2
Que con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada la conciencia.
3
Que prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de las viandas que Dios crió para que con hacimiento de gracias participasen de ellas los fieles, y los que han conocido la verdad.
4
Porque todo lo que Dios crió es bueno, y nada hay que desechar, tomándose con hacimiento de gracias:
5
Porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.
6
Si esto propusieres á los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, criado en las palabras de la fe y de la buena doctrina, la cual has alcanzado.
7
Mas las fábulas profanas y de viejas desecha, y ejercítate para la piedad.
8
Porque el ejercicio corporal para poco es provechoso mas la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera.
9
Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida de todos.
10
Que por esto aun trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, el cual es Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.
11
Esto manda y enseña.
12
Ninguno tenga en poco tu juventud pero sé ejemplo de los fieles en palabra, en conversación, en caridad, en espíritu, en fe, en limpieza.
13
Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.
14
No descuides el don que está en ti, que te es dado por profecía con la imposición de las manos del presbiterio.
15
Medita estas cosas ocúpate en ellas para que tu aprovechamiento sea manifiesto á todos.
16
Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina persiste en ello pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren.

topo
Participe da nossa comunidade
Facebook
Twitter